Categorías
Uncategorized

Decenio de las Lenguas Indígenas

Spread the love

Anticipando  el Decenio Internacional de las Lenguas Indígenas  declarado por la Asamblea General de las Naciones  Unidas para el período 2022-2032 con el objetivo de  preservar y promover la diversidad lingüística y de llamar la atención sobre el riesgo que supone su extinción, el Movimiento al Buen Vivir Global  reconoce, en su identidad fundante,  la polifonía que encarna  este paradigma filosófico-político-cultural-espiritual-ambiental y comunicacional  como  eco de la raíz milenaria de  la Madre Tierra y como  auto-afirmación de un estar-siendo  diferente en este aquí y ahora.

Es incuestionable: las lenguas indígenas  guardan  palabras sabias; expresan sentipensares…  memorias… consejos… relatos… ruegos… cantos…; son indicativo sustancial de las identidades; saturan de sentido las cosmovivencias. Además, todo pueblo –por “minorizado” que  sea– tiene pleno derecho a utilizar su lengua, siendo éste uno de los principales derechos humanos.

Los pueblos indígenas de Abya Yala (América Latina) han encontrado, en sus diversidades lingüísticas, distintas formas para nombrar al Buen Vivir: Sumak Kawsay (en kichwa), Suma Qamaña (en aymara), Allin kawsay (en quechua), Kvme Mogen (en mapudungun), Kametsa Asaike (en Asháninka), Tajimat Pujut (en Awajún- Wampis), Teko Porá  (en guaraní), Wët Wët Fxi´zenxi (en nasa yuwe), Pishinde Waramik (en nam trik), Jlekil Altik (en tojolabal), Lekil Kuxlejal (en tzeltal), Balu Wala (en kuna), Laman Laka (en miskitu), por solo citar algunos ejemplos.

Desde el Movimiento al Buen  Vivir Global apoyamos el uso de todos los hablares de la Madre Tierra que expresen este paradigma y nos comprometemos a generar las interacciones  que coadyuven a  resignificarlo para que trascienda imaginarios, amplíe sus contextos de uso  y  –tal como ocurrió en Ecuador y en el Estado Plurinacional de Bolivia– evolucione en la esfera política y en los  documentos legislativos y constitucionales. Solamente este giro decolonial  y constitutivo de  la interculturalidad podrá lograr que la semilla del Buen Vivir germine y florezca con los sonidos propios de cada una de las lenguas indígenas  y con la sinergia de sus pueblos en los territorios de los restantes Estados-nación de este continente que sueñan un mundo en armonía y en equidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *