Categorías
Uncategorized

MANIFIESTO DEL MOVIMIENTO AL BUEN VIVIR GLOBAL

Spread the love

El Movimiento al Buen Vivir Global agrupa y entrelaza a personas, colectivos y movimientos sociales que abrazan o tienen como horizonte el Buen Vivir, como otra vía a las corrientes colonizadoras que han dirigido el mundo desde hace 500 años, bajo formas de pensamiento y religión impuestos por las invasoras monarquías europeas.

El fracaso evidente de una forma de vivir en el mundo contraria a la naturaleza y al ser humano ha llevado a buscar otros caminos, entre ellos, la experiencia acumulada de los pueblos indígenas o milenarios, quienes han estado en Abya Yala o Amaruka (América) por lo menos 20.000 años, los cuales tienen mucho que ofrecer y compartir.

El quiebre y ruptura impuesta por la colonización no logró terminar con nuestros pueblos ancestrales, los que han pervivido y resistido, unos mejor que otros o a diferentes niveles. Desde ahí, nos levantamos en medio de la noche para abrir y expandir la luz, como nos dijeron nuestros abuelos que deberíamos hacerlo después de 500 años. Somos los herederos, continuadores y tejedores de todas estas sabidurías, prácticas y valores; enarbolando el Buen Vivir en las distintas lenguas, formas y colores del Abya Yala.

Somos un movimiento plural, cobijado por la diferencia y la diversidad, característica propia de la naturaleza y de la cual es parte el ser humano, y cuyo sentido de existir es el encontrar el equilibrio y la armonía entre sus diferentes lados y posiciones, para evitar caer en cualquier tipo de dogmatismo o fanatismo. La oposición es la constante de la vida humana y natural, la que genera desencuentros, disputas, peleas, y ante ello, la herramienta es la conciliación y el acuerdo basado en el principio de “armonía de complementarios simétricos y asimétricos”.

Totalmente diferente a la civilización, que nos fuera impuesta tras la violenta invasión, y que busca anular o eliminar al oponente o diferente, posición y actitud que básicamente destruye y que genera continuamente guerra, muerte, destrucción, violencia, dolor. Somos conscientes de que no es fácil vivir en armonía y equilibrio (buen vivir), pero tenemos la perspectiva, las herramientas y los conocimientos depositados por siglos en las comunidades y en las autoridades espirituales de nuestros pueblos, para responder desde esta filosofía complementaria, buscando restablecer la estabilidad y mantener la equidad como las fuentes primordiales de una vida sustentable y simbiótica.

En este sentido, asumimos el Buen Vivir como el medio y el instrumento para reconstruir nuestras vidas personales y comunitarias. Que nos permitan reencontrar otro estilo de vida, a partir de otro modo de entender la realidad, basado en el conocimiento y experiencia acumulada de toda la humanidad, y contraria a la visión de mercado y desarrollo actual.

Entendemos que la llamada civilización surgió como un proyecto para romper con la Madre Tierra y para controlar a todo lo femenino de la vida. Nos separó de la naturaleza considerándola inferior y solo un objeto para el uso del hombre. Lo mismo hizo con la mujer, la sensibilidad, la afectividad, la sexualidad, las diosas, los pobres de Europa; hasta llegar a hacerlo con los pueblos de otros lugares, de otros colores, y de otras cosmovisiones y filosofías, en los últimos 500 años.

Luego de más de 2000 años de imposición de esta forma de entender y habitar el mundo, en Europa y en todo el mundo, se han levantado las mujeres, las diversidades sexuales, las espiritualidades, los pueblos indígenas de todos los colores de la madre tierra, para decir que no queremos más discriminación, que queremos respeto a la diversidad de todos los seres humanos y de todas las culturas. Respeto por la tierra, el agua, el medio ambiente, y todos los seres que constituyen y hacen posible la vida en este planeta, y a los cuales consideramos nuestros hermanos pues, somos otra especie más de la naturaleza y del cosmos sagrado.

Cuestionamos esta civilización desgastada que ha destruido al ser humano y a la naturaleza. Entendemos que las corrientes eurocéntricas de cualquier vertiente comparten la misma forma de entender la realidad, al ser humano y su relación con la naturaleza; y que es totalmente diferente a la de los pueblos indígenas de todo el mundo, incluido la Europa milenaria indígena. Estas tendencias, básicamente pretenden cambios económicos pero dejan inalteradas las concepciones e instituciones creadas por esta forma de ver y actuar en el mundo. Proponemos regresar a los principios de equilibrio, respeto, y buen vivir; como propósito que ha guiado a la mayoría de la humanidad por miles de años.

En Occidente, hay quienes han comprendido que también son presas de la colonización y han levantado los saberes y prácticas de sus ancestros indígenas, poniendo como referente a los “Bienes Comunes”, los que están en la misma onda del Buen Vivir. Y lo mismo está sucediendo en el África (Ubuntu) y en el Asia; es decir, en toda la Madre Tierra. Consecuentemente, no se trata de experimentar nuevas aventuras ni de regresar al pasado, sino de aprovechar la vivencia acumulada de los pueblos indígenas de todo el mundo, como asimismo lo positivo de la autodenominada “civilización”.

Entendemos que el binarismo derecha-izquierda no representa la totalidad del pensamiento y de las intenciones o aspiraciones de muchos grupos en el mundo, pero al mismo tiempo, sabemos que es una manera bajo la cual la mayoría de seres humanos se manejan actualmente dentro de estos términos y códigos para tomar posiciones dentro del capitalismo. En este sentido, nos ubicamos a la izquierda, sin embargo, somos críticos de la izquierda ortodoxa y dogmática centrada en la búsqueda de poder para sus fines personales, en última instancia.

El Buen Vivir es un sistema socio-político-espiritual que reproduce al sistema de la naturaleza, es decir, de la vida, en una versión y aplicación humana. Es una forma de pensamiento integral aplicable a todos los elementos que hacen la vida social y natural. Queremos construir un mundo vital, recíproco, complementario, correspondiente, mutual, en donde “quepan todos los mundos”, como dicen los zapatistas.

En este sentido, dejamos claro que el Buen Vivir no es un modelo de desarrollo ni una alternativa al desarrollo, como algunos lo han querido presentar. Abogamos por el respeto y por disminuir las desigualdades y si es posible eliminarlas, en la comprensión de que es el germen que permite la explotación, la pobreza, la delincuencia, la enfermedad, el sufrimiento. Nuestra propuesta es reducirla al mínimo posible entre los seres humanos, como de igual manera con los demás seres de la vida.

Para la derecha el centro es el capital, para la izquierda es el hombre, para el Buen Vivir es la vida en su conjunto. Por tanto, consideramos que lo comunitario debe estar sobre lo público-estatal y lo privado. Lo comunitario (cooperativo, asociativo, grupal, colectivo) debe estar por sobre sobre la economía y la propiedad individual, pero sin desconocerlas o anularlas. Todo ello dentro de un Estado plurinacional, como la posibilidad de compartir y de convivir entre quienes somos diferentes pero complementarios.

En nuestro movimiento practicamos el consenso, y nada se decide o se hace por que gana la mayoría sobre la minoría, como en la democracia. Buscamos el acuerdo, la conciliación, la mediación, la compensación; para salir de toda forma de competencia que es el principio rector del eurocentrismo de derecha e izquierda. Nos interesa construir el mundo nuevo, nuestra energía no se aplica fundamentalmente en destruir el capitalismo, en la lucha electoral o la toma del poder, sin embargo, asumimos una posición sobre todo ello. Nos motivan más las acciones del Buen Vivir cotidiano, que más las acciones de resistencia al modelo neoliberal o el desarrollo.

Cuestionamos el concepto de dictadura del proletariado u otro, pues a la final perpetúa el modelo de dominación de unos sobre otros, sin embargo, sabemos que la protesta y la huelga son fundamentales para conseguir lo que queremos. Nos anima más la “rebeldía social” que genera otra vía práctica y concreta, que las elecciones democráticas y las vías violentistas, pero igual, asumimos posiciones frente a estos escenarios que se presentan, apoyando o criticando a los políticos profesionales y a los partidos políticos que son presentados como los únicos entes de dirección pública y social.

Con la izquierda, marcamos encuentros y distancias, abriendo otros caminos que puedan ser posibilidades reales de cambios profundos y no nuevos espejismos que se dan la vuelta en lo mismo. Buscamos dar esperanza a todos quienes no ven en los partidos políticos mecanismos de cambio, para generar otros procesos diferentes, alejados de las prácticas conocidas y fracasadas.

Si tú como nosotros, sientes el llamado de la Madre Tierra de aflorar toda la potencia y locura creativa para juntos construir el mundo que queremos para nuestros hijos. Si tú como nosotros, sientes la urgencia de tomar acción para construir un mundo de cuidado a todas las formas de vida. Si tú como nosotros, está cansado de la pandemia del capitalismo súmate al Buen Vivir.

Una respuesta a «MANIFIESTO DEL MOVIMIENTO AL BUEN VIVIR GLOBAL»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *